2 Timoteo 2:15 RVR
Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.

Reflexionando sobre los cambios que debemos tener en nuestra relación con Dios, ¿Estudiemos cuánto tiempo pasamos con Él? Vemos que Jesús ayunaba y pasaba tiempo con Dios antes de hacer las grandes obras que hizo, pasó tiempo orando y ayunando, pidiendo guía en todas las cosas que iba a desarrollar, encomendado cada situación o tarea a realizar a su Padre.

Los milagros, las conversiones multitudinarias, las grandes obras que desarrollaron los apóstoles del Señor, no fueron antes del día de Pentecostés, sino inmediatamente después de este día, cuando el Espíritu Santo que era la promesa que el Señor Jesús les había dejado, descendió sobre los que estaban reunidos en ese lugar.

Nos enseña Hechos 1:3 que el Señor después de haber resucitado, se les apareció durante 40 días a los apóstoles y después de darles la promesa de que recibirían al Espíritu Santo ascendió al cielo. Pero el Espíritu Santo no es derramado inmediatamente, pasan unos días durante los cuales los apóstoles no se dedicaron a nada diferente que, a orar, hasta que en el Aposento Alto el Espíritu Santo es derramado y comienza toda esta revolución en los apóstoles y a través de ellos.

¿Qué tan fuerte es tu relación con el Espíritu Santo?

Oración: Padre haznos cada día más dignos de presentarnos ante ti, estando limpios y en verdad, logramos que el tiempo que pasemos contigo, sea un tiempo de fructífero.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: