Hebreos 11:13-16 RVR
“Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.”

Una de las mayores evidencias de la fe, por no decir que es la mayor, es la obediencia. Alguien puede decir que tiene mucha fe en Dios, pero si no obedece, dice la palabra que su fe está muerta. La obediencia evidenciada es un nuevo nacimiento y en una madurez espiritual.

En Hebreos 11. Este capítulo, a menudo llamado «el salón de la fe», describe a aquellos cuya fe fue extraordinaria, que les permitió hacer cosas extraordinarias y sobrenaturales. Aquí vemos a Noé pasando 120 años construyendo un arca enorme, cuando hasta ese momento no existía la lluvia, y vemos a Abraham creyendo que sería padre de un niño, cuando la habilidad natural de su esposa para tener hijos había terminado. Sin la obediencia absoluta a Dios, estas cosas habrían sido imposibles.

No solo basta con decir que tenemos fe, se debe evidenciar en nuestra vida, por eso debemos preguntarnos si lo que estamos haciendo es conforme a Dios.

Oración: Dios hazme sabio para actuar en fe, tener la sabiduría para creer en tu palabra, sin refutar tus designios, al saber que tus mandatos siempre tienen un propósito.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: