Palabra: Proverbios 18:16.
Todo ser humano por duro que parezca, siempre en su interior tendrá aspiraciones, metas, objetivos y si, sueños… es lo que sucede cuando vamos a dormir y nuestro ser entra en un estado de inconsciencia en el cual muchas veces se expresan nuestros íntimos deseos y que cuando nos acordamos de ellos (de los sueños buenos obviamente) suspiramos y le pedimos a Dios que se hagan realidad, pero metafóricamente llamamos sueños a los deseos y metas que tenemos en nuestra vida. En ocasiones, estos sueños son conocer a tu príncipe azul o la doncella deseada; otras veces con el desarrollo personal o profesional de tu vida, pero también en lo que Dios puede hacer contigo, y para esto tengo una buena noticia para ti; y es que Dios conoce cada uno de esos sueños, cada uno de estos deseos y Él también ha participado en construirlos a tu lado, déjame contarte algo.

La Biblia habla de un hombre que fue un soñador y que a lo largo de su vida a pesar de que todas las cosas siempre parecían jugarle en contra pudo desarrollar sus sueños y quedar plasmado en la historia como un hombre que dejó huella positiva, se trata de José; y podría citarte un sinnúmero de referencias bíblicas donde podrías encontrar los sueños de José, pero quiero motivarte a leer esta apasionante historia que seguramente va a terminar por darte un propósito para hacer la voluntad de Dios, solo quiero ubicarte en Génesis, capitulo 37, José era hijo del famoso Jacob y la biblia dice que su padre lo amo más que a todos sus hijos, y José soñaba que Dios lo llevaría a ser el mejor entre sus 11 hermanos, y no de forma prepotente, sino con corazón noble, y entonces empezaron los problemas en su casa, pues sus hermanos llenos de envidia contra él, decidieron venderlo como esclavo a Egipto, tremenda puñalada de sus propios hermanos, claro, es que nosotros nunca vamos a imaginar que uno de los enemigos más grandes de nuestros sueños siempre estarán entre nuestra misma familia, son los que menos creen en nosotros y los que más van a criticar cuando decidas emprender tus metas. Y después de ser vendido José tuvo miles de obstáculos y tropiezos para cumplir sus sueños, y hasta la cárcel fue a parar (injustamente) pero la biblia dice que aun allí Dios respaldo a José, porque en todo fue un hombre íntegro, no puedo nombrarte toda la historia de José, solo puedo decirte que al final de su camino, Dios cumplió sus sueños y termino por ser el instrumento que utilizara Dios para salvar del hambre a sus hermanos.

Conclusión: Nadie tiene derecho a dañar tus sueños y menos a menospreciarlos, pero te digo que no será fácil desarrollarlos, siempre necesitaras sacrificio, esfuerzo y muchas veces  tendrás que llorar, pero en ese instante deberás tener en cuenta que Dios está a tu lado dándote fuerzas para ser mejor y cuando el tiempo pase, te darás cuenta que vale la pena servir a Dios con santidad y negándote a muchos “placeres” que querrán dañar ese camino que Dios trazo para ti.

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: