Texto Base: Génesis 22.

Actividad inicial: Sincérate contigo mismo.
¿Cuáles (o cuál) son las cosas o personas que más amas?
“¿Cómo puedo saber qué es lo que más amo?”
Es fácil. Responde 2 preguntas claves y te darás cuenta por ti mismo/a.

1. ¿Qué es lo que más te dolería perder?
¿Qué es “eso” que, si algún día lo llegaras a perder, te lo robaran, se muriera, o se fuera de tu vida, te produciría un tremendo dolor y una gran angustia?
“Eso” que más te dolería perder es lo que más amas.

2. ¿A qué le dedicas tu mayor tiempo y en qué gastas el mayor dinero?
El tiempo que voluntariamente le dedicas a algo o a alguien es una medida importante del “amor” que sientes por “eso”. Igual con respecto al dinero que le inviertes o gastas.
Imagínate ahora, que Dios te pide que le entregues “eso” que más amas, que renuncies totalmente a “ese” amor. ¿Cómo te sentirías?

¿Qué pensarías de Dios? Se sincero.
Hay muchas cosas importantes en tu vida y seguramente amas a algunas de ellas más que a otras: tus padres, tu familia, un amigo especial, tu novia/o, el dinero, el ministerio, el estudio, el trabajo, la ropa o un instrumento musical. Pero nada de esto puede tener el 1º lugar en tu corazón. A “eso” que más amas Dios te lo reclamará para que no lo ames más que a Él mismo.
Dios es tu seguridad, tu sentirte valioso, tu confianza, tu proveedor. No dependas de las cosas o de las personas sino de tu relación personal con Él.
Tu corazón y tu amor, ¿son completamente de Dios?
¿Qué personas o qué cosas en tu vida son más importantes que Él?

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: