Pastores Joel y Giselle Manderfield:
Sinónimo de amor y entrega Contundente

Misión Paz a las Naciones
18 de octubre de 2016

Hay personas que son de ejemplo e inspiración, personas que nos instan a seguirles y a imitar sus actitudes. Y ésta vez hablaremos de una pareja que a decir verdad se convierten en un sinónimo de admiración al seguir los pasos de Jesús.

Iniciaremos hablando de Joel, un joven que creció en los EE.UU, educado por padres cristianos, condición que no aseguró su convicción de salvación. Para su sorpresa y después de la perseverancia de Dios por convencerle de Su amor y a través del clamor de sus padres por su vida, un día, en la parte de atrás de la iglesia donde estaba sentado, de forma sencilla, cerró sus ojos y por primera vez en la vida sintió que las palabras de aquel predicador, eran palabras de Dios para el. Dentro de sí pensaba si alguien le habría contado al pastor lo que él estaba viviendo para que dijera tales palabras, pero sintió el toque de Dios y de Su Espíritu Santo, lo que diluyó la incredulidad de su corazón y por primera vez sintió y experimentó el amor de Dios. Desde aquel día, nunca más volvió atrás, dejó su pasado olvidado; aquel pasado que le había llevado a llenar sus vacíos en las drogas. Y como el hijo pródigo, volvió a casa, donde su Padre Dios lo restauró.

Joel comenzó su caminar con Dios y en ese proceso de conocerle y enamorarse de su obra, Dios mismo lo llevó a tener una pasión desbordante por las almas, por rescatar a otros de una vida sin sentido como la que él había experimentado. Esa pasión lo llevó a orar por otros en las calles, a no temer de hablar de Jesús. Durante este caminar con Dios y en medio de su servicio a Él, conoció a la mujer maravillosa (como siempre lo menciona) que hoy es su esposa. La mujer que captó la atención de Joel es una mujer ejemplar, que ama a Dios por encima de todo y que desde muy niña conoció ese amor incondicional del Creador, gracias a la educación que recibió de parte de sus padres cristianos. ¿De quién se trata? bueno, ella es Giselle, la mujer que con su pasión insaciable por Dios no pasó inadvertida ante Joel.

En medio de congresos y el servicio a Dios, permitió que se conocieran en la ciudad de Medellín, Colombia. Pasó el tiempo preciso en el reloj y calendario de Su creador para conocerse lo suficiente para iniciar una relación y finalmente iniciar una familia. Juntos y con una pasión inigualable por dar a conocer el amor de Jesús, hoy, son Pastores del Ministerio de Adultos de la Iglesia Misión Paz a las Naciones.

La pasión de los Pastores Joel y Giselle Manderfield debe ser un ejemplo de inspiración para nuestras vidas para permitir que nuestro amor por la almas rebose en nuestro corazón. Recuerda, no importa tu condición actual, si deseas llenarte de pasión por Dios y compartir por doquier de Su amor, definitivamente tu tiempo está en #explosioncontundente. Solo dispón tu corazón y Él te capacitará para hacerlo.

banner explosion 16-01

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: