Base Bíblica: Romanos 8:26 NTV
“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras”.

Introducción: ¿Alguna vez has pensado que no eres un buen cristiano porque fallas o cometes errores? ¿o alguna vez has pensado que te gustaría quitar todo lo malo de ti de una vez por todas?; te tengo una noticia: todos tenemos debilidades (ira, pereza, mentira, etc.) y nos equivocamos, ¡es algo inevitable!; pero, en medio de esas debilidades, tenemos a un amigo que nos ayuda: el Espíritu Santo. Estas son algunas de las cosas que hace por nosotros:

1. Ora por nosotros: Algunas veces no sabemos qué decir cuando estamos orando, o no sabemos qué pedir, pero el Espíritu Santo ora por nosotros de una forma inexplicable. Él está hablando con Dios y poniendo nuestras vidas en sus manos. Ojo, eso no quiere decir que nosotros no debamos orar, sino que cuando no sepamos qué decir, tenemos un amigo que sí sabe.

2. Nos guía: El Espíritu Santo es aquel que nos muestra qué hacer, por dónde ir, cómo solucionar algo, es aquel que nos da las mejores ideas, los mejores sueños. Y para recibir todo eso, nuestro deber es ¡buscarlo!, hablar con Él, leer la Biblia, y pedirle su ayuda.

3. Nos acompaña: Él nos acompaña para que podamos cumplir su propósito en nuestra vida, y siempre que lo busquemos, Él va a estar con nosotros. Es más, la biblia dice que en medio de esas cosas que son nuestras debilidades Él se hace fuerte; eso significa que con su ayuda podremos superar esas debilidades, y parecernos más a Jesús.

Conclusión: Dios quiere que sepas que no estás solo, que tienes a tu lado un amigo que te ayudará a vivir como Dios quiere que tú lo hagas, el Espíritu Santo. Si tú lo buscas, la promesa del Señor es que el Espíritu Santo siempre estará contigo.

Actividad: Escribe en una lista tus debilidades, luego ora y pídele al Espíritu Santo que te ayude en medio de esas debilidades, y que te acompañe cada día de tu vida.

Ofrenda: Deuteronomio 8:18 NTV
“Acuérdate del Señor tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento.”
¡Dios es quien nos da todo!, cada vez que presentamos nuestra ofrenda, estamos dándole gracias y acordándonos que de Él proviene todo lo que tenemos.

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: