Texto Base: Salmos 18:1-2/p>

Actividad inicial: Charadas, divide a los participantes en dos grupos, puede ser hombres contra mujeres, por ejemplo. Escoge 5 películas conocidas y llama a un integrante de cada grupo y diles una de las películas al oído. El objetivo es que el resto del equipo adivine de que película se trata solo con lo que actúa su compañero. El equipo que más películas adivine gana.

Introducción
El objetivo del tema es que todos entendamos la total dependencia que tenemos de Dios. Muchas veces en situaciones de dificultad, esa dependencia se hace más evidente, por eso vamos a hablar de los milagros. Pregúntale a tus invitados ¿qué hacen o a qué recurren cuando llega a su vida una situación difícil? Generalmente buscan a un amigo o un familiar, recurren a la música, o en su defecto a cosas dañinas como el cigarrillo o el licor. Es importante que entendamos que somos afortunados de contar con el mejor amigo de todos y que tiene el poder sobre todas las cosas y ese amigo es nuestro Padre y nos ama, y no hay nada ni nadie mejor que Él para para que nos de su ayuda y su paz en esos momentos difíciles y es por eso que siempre recurrir y confiar en Él es como dicen por allí, la vieja confiable. Veamos dos puntos importantes a tener en cuenta con respecto a esto:

1. ¿Qué es un milagro?
En la historia de los pescadores vemos que ellos habían intentado pescar toda la noche sin ningún resultado, sin embargo, solo basto con una palabra de Jesús para que las dos barcas se llenaran. Un milagro es algo que solo Dios puede hacer y muchas veces ni siquiera lo imaginamos, es una maravilla, prodigio o señal del gran poder de Dios, por eso en situaciones difíciles decimos que necesitamos un milagro, pero ¿cómo conseguimos que pase un milagro?

2. ¿Cómo conseguir un milagro?
Como vimos en la historia de los pescadores, pedro tenia fe. Cuando Jesús le dijo que echara la red él simplemente lo hizo sin dudarlo, solo porque el maestro lo había dicho, era tanta su confianza que no le importo que su experiencia le dijera que en ese lugar no había peces.

3. Pequeños milagros
No esperemos a tener que pasar por una situación difícil para buscar a Dios y entender que dependemos solo de Él. Nosotros y nuestra vida es tan frágil que ni siquiera sabemos hasta cuándo vamos a vivir o en qué momento puede darnos un giro inesperado, por eso démonos la oportunidad de conocer a Dios desde ahora y busquemos seguir sus consejos para evitar decisiones que nos lleven a situaciones dañinas. De pronto en este momento no estás pasando por una situación difícil, pero eso no significa que no haya en tu vida pequeños y maravillosos milagros todos los días, hay personas que se levantan y no pueden ver, por eso el hecho que tú puedas hacerlo es un milagro, tienes una familia, estas estudiando y todo eso se lo debes a Dios, todo hace parte de Su amor por ti.

¿Sabías que Jesús cantó con sus discípulos? (Marcos 14:26)

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: