Texto Base: Jeremías 33:2-3.

Actividad inicial: Cada persona encenderá un fósforo y tendrá que decir la mayor cantidad de palabras, según la letra que le indiques, la persona que más palabras haya dicho será el ganador.

Un joven común y corriente, el menor de cinco hermanos, de notas promedio en sus estudios, sin prendas de la última colección del mejor diseñador; se encontraba una tarde ocupado en sus labores diarias lejos de su casa, mientras recibió una llamada inesperada de su padre, le decía que necesitaba que fuera lo más pronto posible a su casa pues había llegado la visita de un hombre muy rico y quería conocerlo, no le basto con conocer a sus otros hermanos ni mucho menos con conocer al papá y la extensa familia, pues quería conocerlo específicamente a él y nadie sabía su verdadera intención.

Al llegar el joven a su casa para atender este extraño llamado, el hombre rico y apoderado supo desde el primer momento que lo vio que era el elegido, era el indicado, era el encargado de guiar una nación, sí así es… el encargado de gobernar el pueblo, ese mismo joven que su máxima esperanza era tal vez conseguir el título de bachiller, ahora era nada más y nada menos que el futuro presidente de su nación.
Tú, ¿atendiste la llamada?

1. Tienes un propósito
Es imposible creer que sólo estás en este mundo para llenar un espacio más o para quitarle un poco de oxígeno a tu vecino, pues fuiste creado por el mayor inventor del universo con un plan específico, dicho plan nadie lo puede cumplir con mayor exactitud que tú mismo, un celular jamás podrá ejercer la labor de un árbol y un árbol jamás podrá ejercer la labor de un celular.

2. ¿Conoces tu propósito?
No es posible conocer lo que sueña una persona sin antes entablar una amistad o como mínimo una conversación con la misma, de esa misma forma sucede con Dios, si deseas conocer tu propósito en este mundo debes acercarte a la persona que desde que naciste te ha estado esperando. Él ya tiene un plan, no hay nada que temer.

3. No temas
Sabías que en su palabra se encuentra la palabra “No temas” 365 veces, es decir que Dios te recuerda cada día del año, que es él quien pelea por ti, es él quien te hizo la llamada más importante de tu vida, es él quien te sostendrá aún en los momentos más difíciles. CONFÍA, TODO SALDRÁ BIEN.

Sabías que… El primer nombre de mujer que Dios puso fue Sara, a la esposa de Abraham. Según el Génesis 17:15 “Dijo también Dios a Abraham: A Saraí, tú esposa, no llamarás Saraí, sino que su nombre será Sara”. Dios cambia los nombres porque Sara significa “princesa entre las mujeres” y para incluirla en el pacto con Abraham. Sara al creer la promesa de Dios y concebir a Isaac en su vejez, se convirtió en ejemplo de fe y modelo de mujer para el pueblo hebreo.

Eva no lo nombra Dios, sino Adán. Eva significa “madre de todos los seres humanos».

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: