Efesios 5:1 «Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.»

El punto de mira de nuestra transformación es llegar a ser como Jesucristo.

Es mucho más que ser una persona agradable, positiva o carismática.

En ese proceso entonces se mostrará en tu vida un perfil hacia una vida de autoridad y fruto como en la vida de Jesús.

¿ Qué hace que tu vida no esté condicionada por asuntos de esta tierra?

¿ Que aún por encima de:

• La abundancia o la escasez.

• La salud o la enfermedad,

• La aceptación o el rechazo.

• La compresión o incomprensión.

Tu mayor anhelo y satisfacción sea agradar y desarrollar el propósito de Dios en tu vida.

Vivir y enseñar a otros a vivir en esa dimensión de transformación, es lo que le da vitalidad al cuerpo de Cristo.

Pasar de una iglesia circunstancial a una familia de fe fuerte y fructífera.

Esa transformación, demanda invertir todo de nosotros; recuerda que el reino es la perla de gran precio.

Reflexion. Cuando te dispones a fluir en el precio de la transformación, te posicionas en la linea del poderoso propósito de Dios.

Rut 4:13-17

A través de la vida de rut aprendemos aprendemos que Dios nos lleva de deseos impropios a la casa de la provision.

De la viudez y la soledad al lugar del amparo y la herencia perpetua.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos:                             
A %d blogueros les gusta esto: