Introducción: A veces queremos salir de los problemas con nuestras propias fuerzas ó culpamos a otros, incluyendo a Dios por la situación por la que estamos pasando, dejando a un lado a la persona que puede transformarla, simplemente dejamos de confiar y empezamos a dudar de lo que el señor puede hacer.

Isaías 40:31 NTV

“Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.”

  1. TODO TIENE UN PROPÓSITO EN DIOS

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28).

Los tiempos difíciles pueden hacer que sea complicado ver el propósito de Dios sobre todo cuando sólo sentimos el dolor y la pena; cuando tenemos en cuenta que Dios está obrando en medio de nuestra dificultad para nuestro bien, podemos tener paz por aceptar esta verdad en medio de las tormentas.

  1. NO DEJES DE BUSCARLO

“Sé que cada mañana se renuevan su gran amor y su fidelidad. Por eso digo que en él confío; ¡Dios es todo para mí!” (Lamentaciones 3:23-24)

Dios nos ama, y por eso él desea que prosperemos en todas las áreas de nuestra vida   (3 Juan 1:2) por lo tanto sí lo buscamos cada mañana, ese amor y fidelidad serán renovadas y nuestras fuerzas también, ya que Dios nos capacita cada vez que lo buscamos a través de la revelación de su palabra.

  1. ÉL TE DARÁ LA VICTORIA, PORQUE TE AMA

“Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37)

Así mismo como nuestras fuerzas se renuevan en él, Dios te dará la victoria sobre la batalla que estas peleando ¡Porque te ama! Él va delante de ti como un gigante peleando a tu favor y sí Dios está contigo nadie podrá hacerte frente y ningún arma forjada podrá destruirte

CONCLUSIÓN: Dios te ama y sí lo buscas, tendrás nuevas fuerzas cada mañana para seguir peleando en una batalla en donde saldrás victorioso gracias a Dios, pues solo él puede transformar tu situación, ten en cuenta que ¡Todo pasa por algo!

ACTIVIDAD: todos harán una fila (no pueden soltar a la persona que llevan delante) y llevaran los ojos vendados a excepción del primero, el líder guiará al primero por un recorrido lleno de obstáculos, al final pregúntales ¿Cómo se sintieron? ¿Cuánto confiabas en la persona que iba adelante que si podía ver? Aunque no veas a Dios o lo que él está haciendo contigo en medio de la adversidad ¿confías?

OFRENDA: Hebreos 13:15

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: