Base bíblica: Génesis 12: 6-7 (NTV): Abram atravesó la tierra hasta llegar a Siquem. Allí estableció el campamento, junto al roble de More. En aquel tiempo, los cananeos habitaban esa región. Entonces el Señor se le apareció a Abram y le dijo: «Daré esta tierra a tu descendencia[a]». Y Abram edificó allí un altar y lo dedicó al Señor, quien se le había aparecido.

Introducción: La semana pasada hablamos de que Dios tiene un propósito para nosotros, pero, ¡también tiene un propósito para nuestras familias! Él quiere que vivamos de Su mano, porque es la única forma de que nunca nos falte nada.

¿Alguna vez imaginaste que podrías ser usado por Dios para traer bendición a todos los miembros de tu familia?

  1. SÉ OBEDIENTE:

Recordemos que Dios le había dado un mandato y una promesa a Abraham antes (Génesis 12:1-3). Abraham fue obediente al Señor cuando Él le dijo que dejara el lugar donde vivían y se fuera a una tierra que Dios le daría, ese corazón obediente de Abraham abrió una puerta de bendición para su familia.

Recordemos, que mientras nos ocupamos de las cosas de Dios, Él se ocupa de las de nosotros, ¡eso incluye a nuestra familia!

  1. CREE EN LAS PROMESAS QUE DIOS TE HACE:

Necesitamos una Fe auténtica, una Fe que no se rompa fácilmente. Cuando dudemos de Dios, sólo pidámosle que nos de la Fe que necesitamos para seguir obedeciéndolo y seguir creyendo en Él. Y así, no se detendrá el plan perfecto que Dios tiene para nosotros, y para nuestra familia.

Conclusión: Así como Abraham pudo recibir la promesa de la tierra de bendiciones que luego fue entregada a sus familiares, así también podemos hacerlo nosotros, sólo debemos estar dispuestos a obedecer a Dios, porque Él no nos va a obligar, y debemos estar listos para creer en sus promesas, aunque no podamos ver que se acerquen o que se hagan realidad.

SUEÑA CON LAS BENDICIONES DE DIOS QUE TIENE PARA TI Y PARA TU FAMILIA.

Actividad: Prepara unos dulces junto con promesas de parte de Dios para la vida de los niños, deja que ellos escojan una y enséñales de qué se trata la promesa que Dios les ha dado, que deberán ser obedientes para que la promesa se cumpla. Que esa promesa no sólo es para ellos, sino también para sus familias.

Ofrenda: ¿Crees que el Señor se ha aparecido en este lugar? Dale una ofrenda, reconoce que Él es Dios, y quiere transformar tu familia. ¡Demos gracias a Dios! Honra y gloria a su nombre. En el nombre de Jesús.

Canción: Seguirte – Christine D’Calrio

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: