Texto Base:  Salmos 37:1-5

Propósito:

Ser conscientes que en nuestra vida estamos tan pero tan ocupados que nos olvidamos de Dios, y bajo esta conciencia tomar la disposición de volver a relación con Jesús.

Introducción:

Nuestra vida está ligada a muchísimas situaciones tales como: nuestra área personal, emocional, sentimental, Familiar (Padres, hermanos, pareja e hijos) Financiera, Social, Académica, etc.

  1. QUE LOS COMPROMISOS NO NOS PRIVEN DE NUESTRO MAYOR COMPROMISO.
  • Las responsabilidades que tenemos son cosas que realmente son importantes y hacen parte de nuestra vida y estas sin darnos cuenta nos distraen de lo más importante que es nuestra relación con Dios.
  • A veces estamos tan ocupados en nuestro día a día que no tenemos tiempo para Aquel que nos dio la vida y cada día nos permite respirar, tener salud para vivirla.
  • Y el estar tan ocupados en las diferentes actividades nos hace sentir en ocasiones impotentes, confundidos, estresados, vacíos y cansados. Porque, aunque hacemos muchas cosas sentimos como que no tenemos un propósito, carecemos de convicciones firmes.
  • Pero hoy eso puede cambiar con una disposición del corazón, diciéndole a Dios: Ayúdame, en mis fuerzas no quiero seguir, dame sabiduría, renueva mis fuerzas.

Sabías que… La mayor satisfacción del ser humano es cuando experimenta personalmente la presencia de Dios y logra comprender que ha sido diseñado para vivir en relación con El. Allí la vida cobra total sentido, comprendiendo que todo es pasajero pero que El permanece para siempre.

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: