Base bíblica: Marcos 1:40-42. RV1960

Objetivo: Entender que sólo Jesús tiene el poder para transformar y restaurar nuestras vidas.

Actividad Introductoria: Dios creó al hombre, vio que no era bueno que estuviera solo, por lo que le creo una ayuda idónea y le dio el mandato de fructificar, de multiplicarse y de ejercer dominio; pero infortunadamente hay situaciones que se presentan en las personas que los marcan y los aleja de vivir conforme al diseño de Dios; llevándolos a estar aislados de la sociedad, debido al rechazo de la gente que lo rodea (una enfermedad incurable, una malformación en el cuerpo, la situación económica, etc.)

Sólo para el mentor de grupo de paz: Apreciado mentor: Lea el capítulo 13 de Levítico, para ampliar y comprender mejor lo que significaba la lepra.

Introducción: La lepra era una enfermedad incurable y muy contagiosa. La persona que la padecía quedaba terriblemente marcada. Se convertía en un ser repulsivo para sí mismo y para los demás; ya que poco a poco iba perdiendo su aspecto humano. Los nervios eran afectados y perdían la sensibilidad, los músculos se degeneraban, los tendones se contraían hasta el punto de dejar las manos como garras, se producían ulceraciones crónicas en los pies y en las manos seguidas de la progresiva pérdida de los dedos y finalmente de toda la mano o el pie. La persona que padecía esta enfermedad era considerada impura, por lo tanto, no era digna de vivir en sociedad, por lo que el enfermo era separado de su familia y de toda vida social, ya que era expulsado de la ciudad donde vivía; por esta razón, siempre se encontraban afuera de las ciudades, viviendo en cementerios o en cuevas. Pero lo que aún era más doloroso, es que la lepra hacía que las personas perdieran toda esperanza de vida, pues estaban prácticamente destinados a morir por esta terrible enfermedad; además, eran rechazadas hasta por su propia familia, porque además del temor por contagiarse, se presumía que Dios mismo lo había rechazado y el único que podía dar un dictamen sobre su condición era el sacerdote.

Desarrollo del tema: Jesús transforma y restaura cada área de nuestras vidas cuando:

1-Vamos a Su encuentro: En algún momento, este hombre habría sido examinado por un sacerdote y lo había diagnosticado como leproso. Desde entonces estaba obligado a vivir fuera del pueblo de Dios y excluido de la vida social y religiosa de Israel. Este hombre muy posiblemente había visto u oído sobre lo que Jesús podría hacer y que solo Él tenía el amor para no rechazarlo y el poder para restaurar su vida. No lo pensó dos veces, sino que de inmediato Salió a su encuentro; pues entendió que esta era la única oportunidad que tenía para que su vida fuera transformada.

2-Tenemos una actitud correcta: Este hombre sabía que, por su condición de inmundo, no podía acercarse ni tocar a Jesús, por lo que se presentó ante el Señor con toda humildad. Estaba con su cuerpo y rostro cubierto y muy posiblemente emanaba de sus vestiduras un olor repugnante ocasionado por su enfermedad, pues nadie podía darle ni venderle algo para aliviar un poco su estado. Con su cuerpo y rostro cubierto solo se arrodilló ante la presencia de Jesús, pues sabía que nada merecía y mucho menos tenía algo que ofrecer a cambio. Este encuentro con Jesús era la oportunidad que había estado esperando por toda su vida y no lo iba a desaprovechar. No reclamó, ni se quejó por su condición, solo se acogió a la misericordia del Señor.

3-Esperamos confiadamente en Él: Había una gran diferencia entre Cristo y los rabinos. Ellos, por lo general, trataban a los leprosos con bastante menosprecio hasta el punto de tirarles piedras para que se alejaran de ellos. Pero Cristo nunca los rechazó. En este caso, el Señor permitió que el leproso se le acercara. Este hombre estaba arrodillado esperando confiado la respuesta de Jesús, quien ante su clamor y lleno de misericordia extendió su mano, lo toco y de inmediato quedó limpio. Era difícil creer que alguien se atreviese a tocar un leproso, pues el que lo hiciera quedaba igualmente impuro y muy posiblemente contagiado; entonces: ¿Por qué lo hizo el Señor? El Señor quería que la gente supiera que sólo Él tiene el amor y poder para transformar las vidas. Quería que entendieran que un encuentro personal con Él es lo que más se debe anhelar, por encima de cualquier otra cosa.

Conclusión: Cuando una persona va a un encuentro con Jesús con la actitud correcta, será restaurada y transformada en todas las áreas de su vida.

Desafío semanal: Verificar 3 personas de nuestro alrededor que no han tenido un encuentro con Jesús y animarlas a que lo tengan (Hacer seguimiento al desafío de la semana anterior).

Ofrenda: 3Juan 1:2: Cuando una persona entiende que el deseo del Señor es que disfrute de Su bendición en todas las áreas de su vida, le demuestra gratitud honrándolo en el altar.

ENCUENTRO DE CONSAGRACION DE MENTORES HOMBRES 30 Y 31 DE MARZO

 

ENCUENTRO DE CONSAGRACIÓN DE MUJERES 27 Y 28 DE ABRIL

 

* https://www.escuelabiblica.com/estudio-biblico.php?id=74

¡ANÍMATE! Saca la Ruta de Salvación de tu grupo de paz. Comunícate con Jairo Arce – Coordinador de Rutas MPN. Cel. – 3116249592

Desafíate: Trae tus invitados a la celebración este fin de semana.

Domingo: celebraciones para la familia a las 7:00Am.9:15 Am.11:15 Am. 5:00 Pm; Extensión Sur 9:00Am.

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: