Cita Bíblica: Hechos 20:35 RVR 1960

Introducción: Muchos de nosotros hemos jugado amigo secreto… Siempre nos da mucho entusiasmo pensar en lo que nos van a dar y qué recibiremos el día de la entrega; pero… ¿habremos pensado lo suficiente en el regalo que daremos a nuestro amigo secreto?; Sin embargo, Jesús estaba convencido de que siempre es mejor dar que recibir.

1. Ayuda: Tal vez no sepas qué dar, tal vez creas que no tienes nada para dar… Pero puedes empezar ayudando a los demás. Una persona necesitada puede ser quien se subió al bus con muchas bolsas, y tú puedes ayudarle a cargar una. También, tus padres pueden necesitar ayuda para acomodar las cosas del mercado, o tus abuelos para leer algo… ¿Ves? ¡Tienes mucho para dar!

2. Comparte:  Mira en tu casa qué cosas tienes que no te sirvan o que ya no uses: ropa, juguetes, cuadernos, etc. Ahora, prepárate para compartirlo con alguien más; pide ayuda a tus padres para que puedan entregarlo a algún vecino o habitante de la calle que sí lo pueda necesitar.

3. Da lo mejor: Haz de cuenta que tú eres quien recibirá lo que vas a dar, desde la ayuda hasta algo material… ¿Cómo te gustaría recibirlo?, así mismo entrégalo a los demás, de la mejor manera que puedas

Conclusión: Siguiendo estos consejos, verás que te sientes mejor cuando das algo a otro sin importar qué recibirás y sabiendo que diste lo mejor. Es una alegría que no puede compararse con nada más.

Actividad: Junto a los integrantes, prepara un minimercado que puedan dar a una familia que lo necesite. También pueden preparar una donatón de ropa o juguetes.

Ofrenda: «Más bienaventurado es dar que recibir.» Hechos 20:35b . ¿Qué tal si presentamos nuestra ofrenda en gratitud a Dios? Esta vez, pensemos en todo lo que ha hecho por nosotros, y demos nuestra ofrenda con todo el corazón, y con toda la actitud de adorarle.

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: