Habacuc 2: 2-3

“Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”

Desde el momento en que Dios te creó hubo un propósito y una visión clara para ti, y hallarlos te llevará a vivir una vida de éxito y bendición. Para ello es necesario buscar la presencia de Dios cada día y pedir al Espíritu Santo que te revele esa visión y enfocarte en ella.

Para enfocarte en la visión de Dios debes:

1. Escribirla. Escribir la visión de modo que puedas leerla, visualizarla, interiorizarla.

2. Declararla. Es importante declarar permanentemente con tus propias palabras la visión que Dios te ha revelado ya que eso te permitirá tener mayor claridad y acercarte cada vez más a su realización.

3. Compartirla. Aunque no debes compartir tus sueños con todo el mundo, tampoco podrás alcanzarlos solo. Por tal razón, Dios junta personas a tu alrededor que se identifican con ellos y te brindan su apoyo. Es importante poder compartir tu visión con claridad y pasión para que quienes la reciban puedan caminar en ella y llevarla a cabo junto contigo perseverando en medio de los obstáculos para que ésta se cumpla.

CONCLUSIÓN. Enfocarte en la visión de Dios te permitirá llevar a cabo tu misión y cumplir así el propósito de vida alcanzando de esta forma el verdadero éxito. No rendirte. Persevera hasta alcanzarla.

OREMOS. Amado Dios, quiero darte gracias por revelarme la visión que tienes para mí. Ayúdame a enfocarme en ella para así alcanzar mi propósito de vida. Pon en mi camino las personas correctas para lograrlo y no permitas que me distraiga con cosas que no valen la pena y que me alejan de los planes que tienes para mí, en el nombre de Jesus, amén.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: