Filipenses 4:11-12. RV/1960.

“No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”

Objetivo: Entender que una de las armas más poderosas dadas por Dios para salir victoriosos en todas las áreas de nuestras vidas en el contentamiento.

Actividad Introductoria: Apreciado mentor: pida a los asistentes que digan en que o en quien piensan o acuden cuando tienen alguna necesidad (comida, arriendo, semestre de la universidad, matricula o pensión del colegio, pagos de los recibos públicos, gas internet etc.). Escuche las respuestas y luego explique que la mayoría de las personas piensan en un amigo, un familiar, un banco, hasta recurren a un gota a gota como primera opción para salir de su situación y la verdad es que muy pocas personas ante una situación difícil se van a un lugar privado a orar y a clamarle a Dios para que les ayude.

Introducción: Vivimos en una sociedad llena de inconformidades. No nos sentimos a gusto con nuestro trabajo, sueldo, matrimonio, la iglesia, la salud, nuestra apariencia física y en casi cada área de nuestras vidas encontramos o tenemos algo con lo cual no estamos a gusto y es por esta razón que llega la queja, el enfado y la amargura. También muchas veces por el desespero de querer suplir nuestras necesidades en momentos de dificultad, o por querer tener algo, tomamos decisiones que al final lo que hacen es empeorar las cosas; es por esta razón que Dios quiere que aprendamos a contentarnos sea cual sea nuestra situación, ya que es de esta manera, que aún en medio de las situaciones difíciles que se nos presenten tendremos paz y gozo.

Desarrollo del tema: Dios quiere que aprendamos a enfrentar la vida con gozo y confianza. Para hacer esto debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

1.Renunciar a la codicia: Codiciar significa “Desear mucho o en exceso una cosa difícil de alcanzar, en especial dinero o poder” La codicia es el peor enemigo del contentamiento, ya que nos lleva a poner toda nuestra fuerza para alcanzar algo material así no lo necesitemos. Dios nos manda a no ser codiciosos, sino, todo lo contrario, demanda que estemos contentos porque contamos con Su protección, provisión y respaldo. Hebreos 13:5 nos muestra cómo podemos ser libres de la avaricia: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”. Cuando estamos seguros de que el Señor no nos dejará ni desamparará y somos agradecidos con lo que tenemos, así sea poco o nada, nuestro corazón es libre de la codicia y se llena de contentamiento.

2.Confiar plenamente en Dios: No aprendemos a vivir en contentamiento de la noche a la mañana; va creciendo en la medida que vamos confiando en que Dios tiene control de todo lo que ocurre en nuestra vida y que siempre quiere lo mejor para nosotros. Pensemos en lo que nos dice Dios en Romanos 8:23. “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? Al permitir que Su hijo Jesucristo fuera a la cruz a morir por nosotros, podemos estar seguros de que Dios nos dará también cualquier cosa que necesitemos; esta promesa de Dios nos debe llenar de confianza y de alegría (contentamiento) en medio de las adversidades que se nos presenten.

3.Valorar lo que tenemos: Cuando le hemos entregado el gobierno de nuestras vidas a Jesucristo somos llenos del Espíritu Santo de Dios y es allí cuando empezamos disfrutar verdaderamente de lo poco o mucho que tenemos. Nuestro contentamiento debe estar cimentado en la seguridad del perdón de los pecados y de la vida eterna. Nada que tengamos en esta vida se puede comparar con la seguridad de que cuando muramos pasaremos la vida eterna con Jesús en el paraíso; por lo tanto, nada de lo que, tenga, desee o este enfrentando me podrá quitar la alegría, porque no está cimentada en la cantidad de bienes o comodidades que pueda tener o disfrutar, si no a quien tengo en mi corazón (a Jesucristo). Debemos valorar y disfrutar cada nuevo día, el abrazo de nuestros seres queridos, nuestra formación en el colegio, universidad, debemos dar gracias a Dios por nuestro trabajo y cuidarlo. Tomemos hoy la decisión de disfrutar todo lo que el Señor nos da a Diario, sea mucho, poco o nada, porque si lo tenemos a Él lo tenemos todo.

Conclusión: El contentamiento no es la ausencia de problemas, sino una actitud de aceptación, de tranquilidad y paz en medio de los problemas. Y eso solo lo puede dar Dios por medio de su Hijo Jesucristo. Es por Él y solo en Él que podemos tener y vivir en contentamiento.

Desafío semanal: Hacer un listado de las cosas que tenemos y que no valoramos y darle gracias a Dios por cada una de ellas. (Hacer seguimiento al desafío de la semana anterior)

Ofrenda: 2Corintios 8:1-5. No hay mayor alegría además de la salvación que poder ayudar a que los demás conozcan el amor de Dios y esto lo hacemos a través de nuestras ofrendas para que la obra de Dios no se detenga y avance

CONECTA COMO MÍNIMO 10 FAMILIAS A LAS CELEBRACIONES EL FIN DE SEMANA

ORIENTACIONES GENERALES Sábado: Celebraciones para jóvenes: Generación 13-17. Hora 4:00pm – Jóvenes/Adultos. Hora 7:00pm Domingo: Celebraciones para la familia: Horario. 7:00am-9:15am-11:30am-2:30pm(KIDS) – 4:00pm

🖥www.misionpaz.org

📱Youtube: Misión Paz Tv

💻Facebook: @misionpaziglesia

📲Descarga gratis nuestra app Misión Paz en apple y play store y disfruta nuestra transmisión y más contenido en tu celular.

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: