1 Pedro 1:15–16 “sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.“

Mi madre siempre nos decía a mí y a mis hermanos: “ustedes no son del montón, ustedes tienen que ser diferentes”  es una frase que siempre me acompañó durante toda mi época escolar y creo me permitió enfocarme en lo que valía la pena y obtener los mejores resultados en lo que me propuse

El Señor nos anima también, como sus hijos, a ser diferentes, ser santos, apartados de lo común del mundo: vicios, desorden moral, malos pensamientos, malas palabras, etc.  En este caso nos invita que imitemos como es Él en su carácter.  Significa luchar contra lo que impide que vivamos en Su imagen.  Significa vivir en rectitud, paz y gozo. Enfocandonos en lo que vale la pena y obteniendo los mejores resultados en lo que emprendamos.

Puedes preguntarte como puedo ser diferente y vivir según Dios si me persigue mi pasado.  Cuando nos relacionamos con Dios personalmente, todo cambia nuestra perspectiva cambia, nos volvemos más alegres, más amables, nos desesperamos menos, tomamos las cosas con calma porque buscamos imitarlo y parecernos a Él.  Un comportamiento santo realza nuestro testimonio, mientras que un comportamiento como la gente común del mundo, lo debilita. Cuando otros observen nuestro comportamiento, ¿pueden ver la santidad de Jesús? O ¿se notará más la soberbia y arrogancia? Pueden escuchar de nosotros como hijos de Dios, palabras de verdad y amabilidad?

Reto del día: Ser santo como Él es Santo, implica adquirir un estándar o modelo diferente a lo que éramos antes cuando pertenecíamos al mundo. Dios nos ha llamado a ser santos. ¡Hemos sido separados para Dios!

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos:                             
A %d blogueros les gusta esto: