Isaias 26:3

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. 4 Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

Que viva Cristo en ti.

Si tenemos la mente de Cristo, y así lo dice 1 Corintios 2:16, debemos pensar, reflexionar, meditar y actuar como él.

Nuestras malas reacciones, miedos, temores, inseguridad etc., dependerá de que tan lleno estoy del Señor Jesucristo.

Es prioritario estar lleno de su palabra o sea la Biblia, de la meditación en sus hechos (Salmo 145:5), de toda clase de pensamientos que le agraden a él, para poder derribar: la ansiedad, la angustia, el stress, los miedos y temores.

En una sola palabra, estar lleno de del Espíritu Santo.

No es hacerlo solo cuando estamos en la iglesia, en el devocional, sino en todo tiempo y en todo lugar.

Nuestra confianza en Dios depende de lo anterior.

No se tiene confianza en Dios porque yo la quiera tener, es el fruto de una relación con el Creador, es el fruto de mi intimidad con el Señor, es el fruto de perseverar en lo bueno, es el fruto de la fe ferviente.

Isaias 40: 29 Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

• Quien nos esfuerza, nos fortalece y nos levanta es el Señor.

• Quien nos ayuda en nuestras debilidades es Cristo.

• Podrías preguntar, sino tiene fuerzas, ¿que multiplica?, es que nuestras fuerzas están y dependen de él.

Reflexion: La confianza en Dios nos provee la tranquilidad, el descanso, la paz, las fuerzas necesarias que necesitamos para seguir adelante.Dios es nuestra confianza.

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: