LUCAS 2: 6-7  “y, mientras estaban allí, se le cumplió el tiempo. Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada”
Falta poco se decían los futuros padres mientras buscaban el lugar en donde habría de nacer el niño, el momento que por cientos de años toda una nación había esperado estaba ya próximo a ocurrir, ese gran suceso del que Isaias, David y gran cantidad de profetas habían hablado por fin sucedía. Pero ese momento pasaba desapercibido, nadie mas que María y José en ese mismo instante sabían que nacía el Mesías, luego los ángeles le dan aviso a sencillos pastores y tiempo después llegan un grupo de desconocidos, sabios de oriente, preguntando por el Rey de los judíos, ¿por qué solo ellos? ¿por qué de esa manera? Así obra la voluntad soberana de Dios.
Puede que en este momento hayan promesas por las que estás esperando o procesos que quisieras que terminaran y poder avanzar al paso siguiente, pero ten calma, falta poco y lo sabrás cuando Dios lo decida, ten paciencia porque tal vez tu milagro de la forma mas sencilla puede estar ocurriendo en estos momentos.
En muchas ocaciones los tiempos adecuados en tu vida los identificarás porque Dios te confirma por la palabra, en otros será a través de tus padres, o a través de tus pastores y autoridades espirituales, no siempre lo sabrás tu, no siempre será tan evidente el tiempo del cumplimiento de las promesas de Dios. No permitas la impaciencia y la ansiedad en tu vida a causa de ello, porque en algo puedes confiar:
Habacuc 2:3 “Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”
Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2015 Misión Paz a la Naciones.
Subir
Encuéntranos:                        
A %d blogueros les gusta esto: