Base Bíblica: Juan 15:4-5 NTV
“Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí. Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada”.

Introducción: Ninguna rama puede sobrevivir si se cae del árbol o planta a la que pertenece. Y lo mismo pasa con nosotros. Recuerda que la semana pasada aprendimos que pertenecemos a Jesús, y sin Él nosotros no lograríamos nada.

1. Permanece en Jesús: En algunos momentos te van a dar ganas de no orar, no leer la Biblia, no ir a la iglesia, entre otras cosas… Pero debes estar dispuesto a hacerlo aún cuando no quieras, sabiendo que no hay nada más importante que permanecer cerquita de Jesús. Pongamos todas nuestras fuerzas en hacer todo lo que nos acerque a Él.

2. Él permanecerá en nosotros: Si hay algo que Jesús promete, es que si lo buscamos vamos a encontrarlo. Y es cierto, siempre que estemos dispuestos a estar cerca de Jesús, aún con nuestras fallas y defectos Él se encargará de estar ahí para nosotros. No nos dejará.

3. Verás buenos resultados: Siempre que estés cerca de Jesús y que Él vaya contigo, todo te saldrá bien. Vas a ver como en tu vida las cosas se van poniendo en orden, y como cada sueño que Dios ha puesto en tu corazón se hace realidad. Ojo, no quiere decir que no habrá problemas, pero incluso tu más grande problema resultará en algo bueno para ti.

Conclusión: Lo más importante en nuestra vida ­es que podamos permanecer en Cristo. Buscar estar unidos a Él, pues Él es el único que puede ayudarnos a continuar, a pesar de cualquier circunstancia. Necesitamos a Jesús más que a nada en el mundo.

Actividad: Piensa en algo que te guste mucho o que disfrutes mucho hacer, y úsalo como herramienta para acercarte a Dios, y pasar tiempo con Él. Recuerda que la única manera de hacernos cercanos a alguien es cuando le dedicamos tiempo de calidad.

Ofrenda: Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Juan 3:16 NTV ¿Sabías que Jesús entregó Su vida como ofrenda para salvarte porque te ama?, siempre que damos nuestra ofrenda, estamos demostrando cuánto amamos a Jesús también.

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: