1 Reyes 17:1-6 (NTV): Elías es alimentado por cuervos.

1. Introducción: Con todo lo que ha ocurrido a causa de la pandemia, ¡es un milagro que estemos vivos y que estemos aquí!, tenemos un Papá en el cielo al que NADA puede limitarlo o impedir que se cumpla Su voluntad en nuestra vida. Exactamente eso pasó con Elías, él trabajaba para Dios y con Dios; y el Señor no permitió que le faltara nada. Y no dejará que a ti te falte nada tampoco, porque:

2. Dios no se olvida de ti: A pesar de que había una gran sequía en su país, a Elías jamás le faltó qué comer. Dios sabe todo lo que hacemos y cuánto lo amamos, conoce nuestras necesidades y nuestros sueños, nuestras preocupaciones y también nuestros temores. ¡Tranquilo!, Él sabe qué necesitas, y está dispuesto a dártelo.

3. Sus recursos son sobrenaturales: ¿Te imaginas que un ave te lleve comida a tu casa?, ¡Wow!, algo parecido le ocurrió a Elías; y cosas aún más sorprendentes puede hacer Dios para que nunca te falte nada a ti. ¡No te preocupes! ¡Confía en Dios!, Él ya sabe cómo bendecirte y cómo ayudarte a ti y a tu familia.

Activa tu obediencia: ¿Habías escuchado antes que la obediencia trae bendición?, si queremos recibir todas esas bendiciones sobrenaturales de Dios, necesitamos obedecer cada cosa que Él nos pida. ¿Qué hubiera pasado si Elías no va a donde Dios le dijo que fuera?: jamás habría recibido alimento, ¡y probablemente hubiera muerto de hambre!; Siempre lo que Dios nos pida que hagamos, será para bendecirnos; confiemos en Papá, y ¡obedezcamos!

Conclusión: Tenemos un Papá que no sigue la corriente del mundo, porque, aunque el mundo se encuentre en crisis, ¡Él jamás está en problemas!; necesitamos aprender a confiar en Él para poder obedecerlo, y así poder ver Sus bendiciones asombrosas en nuestra vida.

Actividad: El mentor guiará a los niños para que hagan un dibujo con los ojos tapados. Explicar que, así como confiaron en él sin saber qué resultaría, es muy importante seguir las indicaciones de Dios, para lograr cosas asombrosas en nuestra vida.

Ofrenda: “Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa. Si lo hacen—dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—, les abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla! ¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba!” Malaquías 3:10-11 (NTV). Cuando le confiamos nuestro dinero a Dios y ayudamos en Su obra, podemos tener la certeza de que nada nos faltará. Viviremos con bendición de un tamaño jamás visto antes. (Explicar qué es el diezmo).

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: