Base Bíblica: Salmos 50:14 NTV
“Haz que la gratitud sea tu sacrificio a Dios y cumple los votos que le has hecho al Altísimo”.

Introducción: Todo este mes hemos aprendido diversas razones para estar agradecidos con Dios, y de seguro hay muchas más que se te han ocurrido. ¿Te gustaría darle gracias a Dios por todos esos motivos?, ¿Has pensado alguna vez hacer algo tan especial para agradecer a Dios por todo lo que ha hecho por ti?; ¡Aquí te van algunos tips!:

1. Recuerda: Trae a tu mente cada día las cosas que sabes que Dios ha hecho por ti y recuerda lo valiosas que son (por ejemplo: tu familia, tu colegio, tu vida, el sacrificio de Jesús, etc.). Recordar nos permite estar con la antena de la gratitud encendida, porque sin importar qué nos pase, sabremos que ese mismo Dios que nos ama y que nos ha bendecido tanto, ¡lo hará una y mil veces más!

2. Evita la queja: La queja es lo contrario a la gratitud. En lugar de pensar en todas las cosas que nos disgustan y molestan, pensemos en todo lo bueno que Dios ha hecho por nosotros. Y si en algún momento no sabemos cómo evitar la queja, pidámosle a Dios que nos ayude a ver, pensar y recordar lo bueno que ha sido Él con nosotros. La queja trae maldición, pero la gratitud siempre traerá bendición.

3. Cumple tus promesas: Si ves a Papá cumpliendo Sus promesas contigo, ¡no te quedes atrás!; revisa cada promesa que le has hecho al Señor y qué tan cerca estás de cumplirla. Una muestra de gratitud siempre será estar comprometidos con Dios al 100%, y cumplir cada promesa que le hemos hecho.

Conclusión: La forma más importante en la que podemos honrar a Dios es mostrándole gratitud. Luego de todo lo que aprendimos, llegó el momento de hacer que esa gratitud no dure sólo un mes, sino ¡cada día de nuestra vida!

Actividad: Juego de palabras: Di una palabra y que un integrante del grupo te responda diciendo lo contrario. Ejemplo: alegría – tristeza, dormir – despertarse, etc. Repítelo varias veces y permite que vean que, así como podemos pensar en lo opuesto a una cosa, podemos cambiar la queja en nuestra vida por la gratitud.

Ofrenda: “Sacrificaré una ofrenda voluntaria a ti; alabaré tu nombre, porque es bueno, oh Señor. Pues me libraste de mis dificultades y me ayudaste a triunfar sobre mis enemigos.”  Salmos 54:6-7 NTV Mostrémosle a Dios con alegría lo agradecidos que estamos con Él, ¡por todo lo que ha hecho en nuestra vida!

Alabanza

Instrucciones

Descargar PDF
© 2015 Misión Paz
Subir
Encuéntranos: